Más del Campamento Nacional de las Juventudes Socialistas

El secretario general de la JS, Enrique Estévez, realizó un balance del XXIV encuentro de las Juventudes Socialistas realizado en la ciudad de Paraná, Entre Ríos. “En estos 24 años recorrimos las distintas regiones con el objetivo de conocer la realidad que hoy se vive en el interior ante la falta de políticas públicas enmarcada en una visión federal de nuestra Argentina”, señaló Estévez.

Campamento Socialista. Juventud Socialista. Enrique Estévez.

Luego, rescató “esta experiencia de nuestra juventud, que se reúne desde hace 24 años, para generar espacios colectivos donde compartir y debatir acerca de como mejorar nuestra organización; reflexionar sobre la situación de nuestro país y formarnos políticamente para transformar dicha realidad”.

Respecto a las características especiales de este encuentro, destacó que “en este 2013 hemos realizado talleres y charlas destinadas a generar debates y propuestas sobre temáticos relevantes para el futuro de nuestro país y sus jóvenes. Contamos con la presencia de Chiqui González (Ministra de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe) y Pablo Marchetti para abordar la temática del discurso político y los jóvenes, y también abordamos el debate parlamentario de los derechos juveniles con la presencia de los compañeros Rubén Giustiniani (Senador Nacional), Roy Cortina (Diputado Nacional) y Alfredo Lazzeretti (Secretario General del PS)”.

“Hubo talleres donde trabajamos temas como diversidad, género, sindicalismo y ejes para una ley nacional de juventudes. El MNR debatió cuales son sus prioridades para el 2013, concluyendo que reinstalaran el debate sobre la necesidad de una nueva ley de educación superior y apostaran al desarrollo político en todas las universidades nacionales del país”, señaló.

Estévez resaltó “la presencia del compañero Gobernador de la Provincia de Santa Fe, Antonio Bonfatti y de la compañera Intendenta de la Ciudad de Rosario, Mónica Fein fue muy importante para debatir cuales son los desafíos del socialismo en la gestión, como así también con la convicción de la necesidad de fortalecer la política frentista del PS, nos acompañaron la compañera Diputada Nacional Alicia Ciciliani, el compañero Diputado Provincial de Córdoba Roberto Birri y el compañero Senador Provincial de la Provincia de Santa Fe Miguel Lifschitz quienes expusieron sobre la construcción de frentes de centro izquierda”.

De manera cronológica “finalizamos el encuentro con la presencia del compañero Presidente del PS y del FAP Hermes Binner, teniendo como desafíos principales para este año, continuar con la institucionalización de la Juventud Socialista y el fortalecimiento de la juventud del FAP”.

Binner abrió el año buscando seducir al voto joven

Hermes Binner arrancó el año apuntando al sector social que será la vedette de las elecciones de este año: los jóvenes . En el encantado paisaje de la Toma Vieja, en Paraná, unos 1.200 jóvenes dieron comienzo ayer al XXIV Campamento de las Juventudes Socialistas, jornadas que se extenderán hasta el domingo y que dieron lugar al primer acto público de Binner en 2013.

Desde este año, los jóvenes pesarán más en el padrón electoral, ya que se incorporarán 1.386.878 jóvenes de entre 16 y 18 años .

El ex gobernador de Santa Fe llegó pasadas las siete de la tarde para dar la inauguración oficial del encuentro. Consultado por este diario del asado del ministro de Justicia Julio Alak en la Esma, Binner expresó que “es un hecho desafortunado, porque con esos valores no se juega”. “Es un camino sin retorno. Cuesta creer lo que hizo, yo lo conozco mucho. No tiene explicación”, apuntó. “Los ministros son resortes del gobierno, la responsabilidad la tiene quien lo pone. Nosotros nunca pedimos la renuncia de nadie”, aclaró en diálogo con Clarín.

Binner estuvo junto al concejal paranaense Marcelo Haddad, el senador Rubén Giustiniani, el diputado nacional Roy Cortina y Alfredo Lazzaretti, secretario general del partido.

Los días del Encuentro se sucederán entre talleres de debates y charlas a cargo de dirigentes del partido. Ayer, la ministra de innovación y cultura de la provincia de Santa Fe, Chiqui González, abrió la primera jornada de charlas sobre “El discurso político y los jóvenes”. “ Este es un encuentro que los involucra aún más a los jóvenes en el compromiso social que les toca representar. La juventud juega un papel fundamental en nuestra sociedad”, dijo .

Las federaciones socialistas llegaron de todos los puntos del país. Embanderados en rojo o con las remeras con rosas, el símbolo socialista, se fueron acomodando en el camping paranaense pasado el mediodía. Las incontables carpas fueron cargándose de a poco del espíritu militante socialista, que de a poco se desabrochó en cánticos contra el kirchnerismo, el periodismo, el radicalismo y su titular, el santafesino Mario Barletta, el diputado Francisco De Narváez y los “gorilas”, entre otros blancos elegidos por los jóvenes.

Enrique Estévez, presidente de la Juventud Socialista, expresó que “Esto nos da mucho más entusiasmo para encarar este año electoral y diagramar todos los movimientos juveniles ni bien arrancado el año”, señaló a este diario.

“Hay una novedad en la realidad política argentina: es el Frente Amplio Progresista”

Roy Cortina*

Diputado Nacional por el Partido Socialista

Roy contanos según tu parecer por qué el FAP se convirtió tan rápidamente en una alternativa política en esta coyuntura de clara hegemonía kirchnerista

Evidentemente ha habido un vacío: un espacio a ocupar para millones de argentinas y argentinos y de un progresismo de nuevo tipo en la Argentina. Un progresismo con propuestas, un progresismo con experiencia de gobierno, un progresismo amplio que no tenga una visión tan binaria de la política argentina – o todo el apoyo al gobierno nacional o todas críticas al gobierno nacional -, de sensatez y, sobre todo, de una correcta combinación de defensa de valores y de convicciones, con una trayectoria y con una coherencia. Y todo esto lo sintetizó el Frente que se armó en[torno a] la figura de Binner.

 ¿Cómo crees que sigue la agenda para el FAP, como coalición política y en la labor legislativa? ¿Qué papel puede ocupar en estos dos o cuatro años siguientes pensando en las elecciones a presidente de 2015?

Nos lo preguntan mucho, lo hablamos mucho en la conducción nacional del FAP, y pensamos que la tarea más importante es consolidarnos. La verdad es que si hay una novedad en la política argentina – una novedad buena – ha sido el FAP. Sólo en tres meses de campaña y con pocos recursos. La nueva ley electoral nos favoreció y mucho, porque te da la posibilidad de aparecer gratuitamente en la televisión. Pero, la verdad que en tres meses la fuerza logro más de 2 millones de votos.

Apenas termino la elección, el mismo día del festejo, Binner dijo: “mañana nos vemos, descansemos un poco, siete u ocho horas, pero mañana nos vemos, ese es el compromiso que tenemos”. Y efectivamente al día siguiente nos reunimos, y el FAP siguió funcionando hasta fin de año. Hemos hecho un seminario muy interesante con cerca de cincuenta dirigentes, los principales del FAP. Ahora vamos a hacer el Foro que se hace tradicionalmente en Rosario, en febrero, y vamos a hacer Foros regionales. Como te decía, la cabeza esta puesta en consolidar el FAP.

Si bien fue de un surgimiento rápido, nosotros ahora queremos que se consolide con mucho trabajo regional. Queremos que sea fuerte en todos los distritos de la Argentina, por supuesto, de cara a las elecciones de 2013 y 2015.

¿En qué difirió el armado del FAP de las demás alternativas de centro izquierda, como es el caso del espacio liderado por Elisa Carrió o el de Pino Solanas que finalmente no terminó participando del Frente Amplio Progresista?

¡Muchas!, pero yo destaco dos. La primera es que el progresismo en la Argentina con asiento en la ciudad de Buenos Aires siempre ha sido una suerte de colección de biografías personales. Y entonces siempre las construcciones giraron alrededor de la persona que supuestamente era “muy carismático” o [que] medía bien en los medios de comunicación. En cambio, la construcción del FAP, es una construcción que esta en las antípodas de eso. Que hace hincapié en la cuestión programática, en el armado plural, en el funcionamiento institucional de los partidos que la componen.

Y la segunda característica distintiva – de 1983 para acá – es que es la primera vez que se genera una alternativa progresista que tiene una experiencia de gobierno. Y una experiencia de gobierno -no por no respetar otras experiencias, como fuera la de la ciudad de Buenos Aires con Ibarra-, que ha sido realmente exitosa, que ha tenido una perdurabilidad en el tiempo. Los 22 años en la ciudad de Rosario y los 4 años en la gobernación de Santa Fe son reconocidos por todo el mundo, no importa de que partido político sean, como una gestión distintiva del Partido Socialista: Partido fundamental e impulsor del FAP.

A mí me parece que esas son las dos cosas más importantes: una construcción institucional perdurable en el tiempo, y una experiencia de gobierno que ha sido visibilizada por millones de argentinos.

¿Qué críticas principales tienes para hacerle al gobierno de la ciudad de Buenos Aires, al PRO de Macri? ¿Qué potencia le ve a esta fuerza de centro derecha sobre el escenario nacional como posible oponente en futuras elecciones?

La política en Argentina es muy volátil y muy cambiante. Pero aparentemente hoy han quedado instaladas tres fuerzas políticas con posibilidades, por lo menos hacia las elecciones del 2013 y el 2015. Por un lado el gobierno nacional. Por otro lado, este espacio de centro derecha- conservador, que es el Macrismo, que se ha extendido un poco con los armados que está haciendo en la provincia de Buenos Aires con el primo de Macri y con la experiencia de Del Sel en Santa Fe, y, sobre todo, con la vidriera que significa la ciudad de Buenos Aires. Y estamos nosotros, que hoy en día somos la principal fuerza opositora, porque Macri no pudo generar una alternativa en estas elecciones. Así que ese es el lugar que le doy. Un lugar que va a estar entre las tres fuerzas políticas que van a disputar el escenario en 2013 y 2015.

El gobierno de la ciudad es un gobierno que da para hablar mucho, porque la mayoría de la gente no sabe que la ciudad de Buenos Aires tiene muchísimos problemas. La ciudad de Buenos Aires es el único distrito que se financia en un 96% con recursos propios. Es una de las ciudades más ricas del mundo y está dividida por esa muralla invisible que es la Avenida Rivadavia. Hacia el Norte de esa avenida parece que vivís en Bruselas, en Oslo, o en París; y hacia el Sur vivís en una ciudad llena de carencias -como en las ciudades más pobres del mundo-, con trescientos mil porteños viviendo en barrios de emergencia. Yo creo que el Macrismo ha profundizado eso.

Pero, también hay que hacer una autocrítica. Los gobiernos progresistas de la ciudad de Buenos Aires han sido gobiernos no-laboriosos, han sido gobiernos que no han tenido una visión de planeamiento estratégico, todo lo contrario a los socialistas en Rosario. Y eso se pagó. Y algunas cosas del gobierno de Macri, en algunos barrios, pueden llegar: me refiero a intervención urbana de superficie, que es muy valorado por algunos sectores de la clase media porteña. Sumado a un profundísimo anti-kirchnerismo, que en la ciudad hizo que obtuviera el resultado que vimos, un resultado muy contundente. Si reconocemos el resultado del kirchnerismo a nivel nacional, también hay que reconocer el resultado de la ciudad. Por tanto hay que armar una alternativa política distinta, que escape a este River-Boca entre el macrismo y el kirchnerismo en la ciudad de Buenos Aires. Hay que armar una alternativa desde el FAP, lo más amplia posible. Y lo principal es empezar a “espejar”, es decir, mostrar lo que hicimos en una ciudad de escala importante como es la ciudad de Rosario – los Socialistas con 22 años de gestión – y lo que se ha hecho con 8 años de macrismo en la ciudad de Buenos Aires.

Me parece que ese es el camino que tiene que recorrer el progresismo porteño.

En este contexto cómo ve a corto plazo el problema de la transferencia de los subtes a la ciudad

Siempre estuvo en la plataforma política de todos los partidos políticos de la ciudad de que los subtes, antes que otros transportes de la ciudad, sean administrados por la ciudad de Buenos Aires.

Asimismo, lo sucedido en este tiempo ha sido una pseudo-picardía del gobierno nacional, que se lo tiró por la cabeza, después de corroborar que sacan un magro resultado electoral. Hay un resentimiento hacia los porteños por parte del gobierno nacional. Pero, pese a ello, me parece razonable que la ciudad asuma esa responsabilidad. Después habría que hacer un análisis más fino respecto a que es lo que propondríamos nosotros que el gobierno de Macri – o cualquier gobierno –  debería hacer. Obviamente, hoy en día se hará lo que el macrismo quiera hacer, pero nosotros apostamos a que allá una mesa de coordinación, de concertación, hacer una transferencia como corresponde y no esta chicana constante entre la presidenta y el gobierno de la ciudad.

En función de este crecimiento del FAP, de dónde crees que se va a obtener el electorado: ¿pasara por un creciente descontento del kirchnerismo o por votantes radicales desencantados?

Mirá, no hay votos cautivos en la Argentina. Una cosa es sostener valores de izquierda –la igualdad, la libertad, la solidaridad, la transparencia, la fraternidad, la participación popular – como nosotros, y otra es sostener valores que son conservadores, que nosotros lo categorizados o caracterizamos como valores de la derecha. Eso en cuanto a los valores.

Ahora bien, los votos tienen muchas veces que ver con los valores, pero en las democracias contemporáneas – donde se vota cada dos años – hay muchos otros componentes, muchos otros condimentos, con lo cual no hay votos cautivos de izquierda o de derecha. Entonces, los votos del FAP son votos que van a provenir -como estos más de tres millones que hemos obtenido- de sectores que se sienten desencantados de todos los proyectos políticos que han administrado o intentan administrar la Argentina, y que no han resuelto los principales problemas. Un país que le puede dar de comer a 400 millones de personas, tiene el 25% de su población pasando hambre.

Hay una población que quiere transparencia, que quiere honestidad, que quiere coherencia, que quiere innovación. Eso cuesta, es un proceso de concientización, de confianza por parte de la gente, cuando te ve legislando, cuando te ve gobernando.

Sin dudas, el FAP va a expresar los deseos de muchos argentinos que no se sienten representados hoy en la política argentina, y lo vamos a hacer con nuestras convicciones y con nuestros valores, que son valores progresistas y de una izquierda democrática.

Para concluir, ¿Cómo ves el rol de la Juventud dentro del Partido? ¿Cómo crees que puede desarrollarse en estos próximos cuatro años?

El Partido siempre le ha dado una prioridad o una dedicación especial a la Juventud, pero ahora en los 116 años de historia que tiene el Partido Socialista este es su mejor momento. Respetamos la historia de Juan B. Justo, de Palacios, del querido Guillermo Estévez Boero, de Alfredo Bravo, pero la verdad que nunca el socialismo tuvo una figura que pudiera sacar cerca de 4 millones de votos en una elección presidencial y definitivamente estamos en un contexto propicio para el socialismo. Y ese crecimiento del socialismo, se refleja en el crecimiento que esta teniendo la Juventud.

En Capital se han sumado cientos de jóvenes, me imagino que en Santa Fe serán miles de jóvenes y en todo el país están creciendo las agrupaciones socialistas. Con lo cual estamos orgullosos de la organización que se esta dando en la Juventud, y especialmente de estos campamentos, donde los más grandes tenemos muchos recuerdos. Yo fui a los primeros campamentos, que se organizaron en 1990 y hoy vemos que se han vuelto una gran tradición para los jóvenes socialistas.

El rol de la Juventud en el Partido es clave. ¡Y va a tener cada vez más jóvenes en lugares de protagonismo!

Enero Socialista, Tunuyán, Mendoza, 2012

* Roy Cortina es uno de los principales dirigentes socialistas de la Capital, siendo Presidente del Partido Socialista en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Desde el 2006 impulsa la participación y organización de las Comunas porteñas. En octubre de 2007 fue electo Diputado Nacional, cargo que todavía ejerce. En la Cámara, actuó como Presidente de la Comisión de Asuntos Cooperativos, Mutuales y Organizaciones No Gubernamentales y actualmente es el Presidente de la Comisión de Cultura.