Debate Políticas Públicas en Salud

Charla-Debate con Lucas Doldan

Hijos de la indiferencia

Treinta y cuatro años desde aquella oficialización de la represión en nuestro país. Treinta y cuatro años del inicio de la aparición pública de listados con nombres y pancartas con rostros de cuerpos desaparecidos. Treinta y cuatro años, algo más de la edad de quienes formamos parte de esta juventud de socialistas que, en su mayoría, nacimos en democracia y entendemos que la libertad es posible, la igualdad necesaria y nuestra fraternidad es base de la transformación social.

Somos los hijos de la indiferencia, somos los nietos del “algo habrán hecho” y del “no te metas” al resguardo de un cordón umbilical que une nuestro estoico presente con nuestro desdibujado pasado. Deambulamos cada día por los restos de una escenografía tan realista que tenemos la responsabilidad de desarmarla para descubrir verdaderamente lo que hay más allá. Esa es nuestra tarea y es momento de reforzar la lucha.

Primero fueron el famoso informe de la CONADEP y el Juicio a las Juntas Militares. Muchos años debieron pasar para llegar al 2000 con el Juicio por la Verdad en nuestra ciudad, sin valor jurídico más que el uso de las declaraciones como prueba para futuros juicios y origen de investigaciones. El 2009 fue Labolita con una justicia descubierta de mantos para dar lugar a la indignante absolución de Duret. Este año continuó con un ecuánime dictamen de perpetua al asesino Gregorio Molina.

Aún quedan muchas más declaraciones y recuerdos que dilucidar… dos Centros Clandestinos de Detención y quizás un tercero ignorado hasta el momento; civiles con nombres y rostros conocidos e historias ocultas; jueces y fiscales implicados en la complicidad de los asesinos; manos oscuras y, como es su estilo, anónimas, dispuestas a las mafiosas amenazas con intenciones de frenar esta rueda que avanza, a veces con sigilosas vueltas, otras algo más apresuradas; pero que no podemos permitir frenar. Nuestra ciudad despierta de una prolongada pesadilla para afianzarse a una larga vigilia en busca de la justicia que se merece y necesitamos acompañar este despertar.

H.I.J.O.S. con sus escraches incansables intentado develar con justicia lo que se nos quitó con sangre y a los gritos; Madres con sus interminables rondas de pies pesados y exhaustos caminos, sosteniendo la memoria de nuestro pueblo; Abuelas con la tenaz búsqueda de algún hilo conductor que ate, luego de toda una vida de incertidumbres, los lazos que alguna vez fueron extirpados; el Archivo Nacional de la Memoria recuperando aquello que, durante años, en ese mismo lugar, se dedicaron a enterrar.

Estamos avanzando y no hay dudas de ello. Somos nosotros parte también de un momento histórico que deberemos recordar. Los juicios próximos se llevarán a cabo sobre un escenario de nuestra ciudad que hasta hoy sólo deja ver esporádicos espectáculos culturales al aire libre y aloja un abandonado y manipulado Plan Estratégico; frente a las resplandecientes vidrieras de los altos números y la glamorosa moda de aquella clase social que aún hoy sostiene que la historia sólo forma parte de un pasado sin sentido de reconstrucción. Sin embargo, hay mucho todavía por hacer.

En la ciudad Capital fue la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA). Mar del Plata deja brillar, temporada tras temporada, el espacio turístico de un faro que antagónicamente deja de alumbrar para forjar la oscuridad que sostiene la mentira con la que fuimos disciplinados; junto a un acuario de gestión privada que extiende, ilegalmente y sin reclamo alguno, su territorio sobre jurisdicciones pertenecientes a la  Marina. Debemos continuar trabajando por un Archivo por la Memoria local. Desde la Juventud socialista acompañamos a la Comisión de Apoyo a los Juicios por Delitos de Lesa Humanidad en esta lucha por la supremacía de la justicia sobre las tablas de un teatro en el que vivimos, desconociendo una realidad que sólo aparece al bajar el telón.

Juventud Partido Socialista Mar del Plata

2 de Abril

Muchas veces, y cuando se acercan fechas como esta, se hace complejo expresar todo a través de un  texto, intentado explicarse qué fue que ocurrió, lo que nos provocó. Muchas veces, no alcanzan las palabras, y muchas otras parecieran que sobran frente a aquello que ocurrió. Es complejo, es difícil, por eso a veces se prefiere una canción, cuyo poder de síntesis es mucho mejor, cuya facultad para mostrar y explicar una realidad muchas veces, es mejor. Porque a veces, muchas veces, cuesta creer que haya sido real, entonces, todavía más difícil es poder explicar y decir que pasó.
Sólo seguiremos pidiendo por siempre MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA 
PARA LA VIDA [LEÓN GIECO]

Estoy aquí sentado debajo del pequeño sol
el que nos vio águila y también gorrión.
Qué hacer con el silencio cuando la cabeza estalla,
cómo parar la impotencia de no poder hacer nada.
Por qué querer matar a tus hijos
es para que duela años la sangre
ayer por no querer a la Patria
y ahora por quererla demasiado.
Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.
Con la luz llena de sombras y con el sol en sufrimiento
volví a mi casa de rodillas y aquí mis amigos muertos.
En un país enfermo, todas las cartas sobre la mesa
jugamos juegos perversos entre fútbol y guerra.
Sangre de gloria, odio contra amor
dioses y bestias, locura y dolor
abriré las puertas de este vacío
porque el destino me lanzó hacia arriba.
Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.
Insistiré con un mar de rosas
y construiré sobre cenizas.
Tendré un nuevo sueño en mis manos
y lucharé para que sea justicia.
Las mejillas de mis hijos en mis labios
y encontraré en sus ojos un nuevo descanso.
Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.
Leyes viejas, más genocidas
mal presagio para la vida.